SumarioGanadero
Cómo Recuperar los Terneros Perdidos

La sanidad, esa inversión rentable
por Juan Carlos Aba*
En un momento clave para el futuro de la ganadería argentina, muchas han sido las soluciones propuestas, desde distintos ámbitos, para lograr dos millones más de terneros y, de este modo, satisfacer la demanda tanto interna, como externa.


En el nivel general, suele plantearse la necesidad de recuperar el stock bovino, mientras que, en realidad, lo importante no es la cantidad de animales con la que contemos, sino el total de terneros que podría producir el stock vigente. Y es a partir de estos terneros generados por año que se engordarán los novillos necesarios.


Evitar nuevas pérdidas


En ese sentido y a partir de 2007, con la caída del número de madres y la posterior disminución del consumo interno quedó en evidencia la falta de unos 3 millones de terneros por año.

Es decir que con los índices actuales y bajo la mirada de quienes apuestan por recuperar el stock (en cantidad), se necesitarían al menos 5 millones de vacas adicionales, para lograr el número de terneros planteado; lo cual es literalmente imposible, en particular por la reducción equivalente a unas 15 millones de hectáreas de tierras destinadas a la ganadería, ya que esa superficie, en los últimos tiempos, se destinó a la agricultura.

Resulta evidente, entonces, que la solución no está ligada a incrementar el número de vacas, sino a poder mantener su existencia histórica, evitando las pérdidas que se producen en cada uno de los ciclos productivos.

¿Qué ocurrirá? Todos los años y por cada 100 vacas de cría, se preñan 76. De las 24 que quedaron vacías, 7 no se preñan por problemas sanitarios, entre ellos, trichomoniasis, vibriosis, IBR, DVB u otras patologías de la reproducción.

Una vez preñadas, aquellas 76 vacas inician la gestación, a través de la cual nacen sólo 70 terneros, y aquí nuevamente entra en juego la importancia de la sanidad: 5 de los 6 restantes no nacen por inconvenientes ligados a Brucelosis, IBR, DVB, Leptospirosis y otras patologías.

Pero esto no es todo, ya que de los 70 terneros que comienzan su crianza al pie de la madre, 9 mueren por problemas de diarrea o neumonía, llegando al destete sólo 61 terneros. Este número es el que se ha registrado durante años en la ganadería argentina: el 61% de destete, un porcentaje bajo para  que resulte una actividad rentable.



El aporte del veterinario


Quizás lo más importante de este análisis es que el 21% de los terneros que quedaron en el camino, no nacieron por problemas eminentemente sanitarios.

Lo planteado es destacable, puesto que en el país están disponibles, tanto las herramientas tecnológicas, como la existencia de miles de veterinarios capaces de asesorar y determinar las estrategias a seguir en su utilización.

La pérdida de este elevado número de terneros es, sin duda, evitable. Esta descripción coincide con un trabajo realizado por Gustavo Zielinsky, técnico del INTA de Marcos Juárez, en el cual se sostiene que: “Un 40% de vacas son huéspedes en los campos y no producen terneros: la mitad se debe a un déficit en la concepción y la otra es producto de enfermedades reproductivas”; a las que le debemos agregar las enfermedades de la primera edad.

Ese 21% de terneros perdidos sobre las 20 millones 300 mil vacas de cría existentes, representan 4,2 millones animales,  cantidad que permitiría cubrir las necesidades internas y externas del país, posibilitando la recría de las vaquillonas necesarias para una correcta reposición, y se tendría un rodeo productivo joven y eficiente.

En conclusión, la sanidad es, sin duda alguna, la inversión más eficaz para recuperar la productividad de nuestros rodeos. Y se debe considerar que, por cada peso invertido en sanidad, se recuperan 20 pesos por incremento de la producción.


*Médico Veterinario


Sumario
 
Leer editorial 2010
logo montanari

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
 
 
 
Sumario Ganadero - Copyright 2009Staff Contacto Aviso Legal