SumarioGanadero
Después del Eclipse K




Editorial 2014

DESPUÉS DEL ECLIPSE K


Los griegos definían al eclipse como un súbito oscurecimiento, una temporaria desaparición de la luz. Para aquella cultura ancestral, el fenómeno se relacionaba con un período de escasez y privaciones.


Hoy como ayer, la ausencia temporaria del Sol o la Luna en el firmamento continúa suscitando curiosidad y, en algunas personas, temor o señales de riesgo.




En la extendida década de administraciones kirchneristas, la Argentina ha experimentado numerosos eclipses; pocos de ellos de origen astronómico. La larga sombra del “modelo” vigente, no sólo ha opacado el panorama económico. También dejó en penumbras a la mayoría de las instituciones de la República. Sumió a millones de ciudadanos en la angustia y la incertidumbre. Fracturó a buena parte de la sociedad, agobiada por la inseguridad, el apogeo de la corrupción y la desestabilización y el permanente cuestionamiento de la justicia independiente.


El campo fue uno de los sectores más afectados por la peripecia. Vilipendiado e ignorado,  continuó siendo, sin embargo, el más generoso contribuyente para el sostenimiento de “la mesa de los argentinos” y el principal proveedor de divisas frescas y abundantes al fisco nacional.


En ese contexto, se registró una merma formidable del stock ganadero, con una elevada liquidación de vientres y un derrumbe singular de las ventas al exterior. Las exiguas 200 mil toneladas de carne vacuna despachadas el año pasado, equivalen apenas a la cuarta parte de total colocado en 2005.

De ese modo, en ocho años, la Argentina descendió del tercer lugar al duodécimo entre los países exportadores. Por consiguiente, nuestra participación en el comercio internacional cayó del 10 a prácticamente el 1,5 por ciento. Y las proyecciones tampoco resultan halagüeñas: para 2014, los embarques sólo acumularían unas 160 mil toneladas.

Al margen del relato oficial, los hechos son contundentes. Sin tapujos, la realidad desnuda los verdaderos efectos de la reiterada aplicación de políticas erróneas, muchas de ellas carentes de un mínimo rigor técnico y sentido común. Al cabo del primer semestre del año, tampoco se percibían señales de eventuales cambios de rumbo. En consecuencia, ya se sabe quiénes continuarán afrontando los costos y las secuelas de la profundización del sistema actual.


Obviamente, las expectativas están centradas en Octubre de 2015. Sin embargo, resultaría ilusorio plantearse un escenario demasiado diferente al actual, de no mediar propuestas coherentes, e innovadoras, fundadas en conocimientos sólidos y aplicadas con probidad y sensatez.


En su tesonera gesta cotidiana, los productores jamás se rinden. Resisten. Perseveran. Con genuina convicción, enarbolan la bandera de la esperanza. Porque saben que la verdad y la esperanza son como el Sol: aunque no lo veamos, siempre está. Y la luz prevalecerá. También después de esta complicada etapa que afronta la República.


Porque ningún eclipse es para siempre.


Sumario
 
Leer editorial 2010
logo montanari

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
 
 
 
Sumario Ganadero - Copyright 2009Staff Contacto Aviso Legal